Siete ideas clave en fotografía de arquitectura

 

Hay dos hechos de los que sin duda debemos partir si queremos plantear la comunicación de un nuevo proyecto de arquitectura para que ésta resulte eficaz y sea rentable. 

El primero de ellos es el de detenernos a pensar que la inmensa mayoría de los proyectos que conocemos los conocemos primero y principalmente por las fotografías que los representan. El segundo el de comprobar que el medio natural en que la vida de las fotografías fluye es  definitivamente hoy internet.

Si pensamos que del mismo modo que millones de imágenes de nuevos e interesantes proyectos de cualquier rincón del mundo están continuamente al alcance de nuestros ordenadores, tablets y smartphones, también las fotografías de nuestros proyectos lo estarán para otros a quienes hemos de atraer para que las miren, a quienes hemos de explicar de modo sencillo y cautivador nuestro proyecto y a quienes, en último término, debemos seducir para influir favorablemente en su opinión sobre nuestra propuesta.

Tenemos entonces una idea clara sobre qué pretendemos acerca de la difusión de nuestros proyectos de arquitectura y poseemos un recurso tan increíblemente potente como para hacer que ésta sea global y perpetua, ¿qué debemos tener en cuenta para que las fotografías que los representan funcionen realmente como necesitamos?


Torre Puig | Rafael Moneo | L’Hospitalet, Barcelona


Tal vez esta breve lista de ideas sobre la fotografía de arquitectura pueda resultar útil:

La fotografías de arquitectura interpretan un proyecto, no lo documentan: cualquiera puede apuntar una cámara hacia un edificio y capturar una imagen que documente su aspecto o estado sin ninguna otra intención que vaya más allá de solamente certificarlo. La fotografía de arquitectura empleada como un recurso documental posee muy poca o ninguna fuerza comunicativa. 

Es completamente imposible fotografiar un proyecto sin comprenderlo antes. Las fotografías de arquitectura son los vehículos que interpretan y sintetizan en imágenes los elementos esenciales que hacen único y diferente a un nuevo proyecto de arquitectura. La comunicación nace de una mirada intencionada del fotógrafo sobre el proyecto para hacerlo atractivo primero e inteligible después.

No hay nada más importante en una fotografía de arquitectura que la elección correcta del punto de vista: la posición de la cámara es el único factor responsable de la apariencia en perspectiva de un edificio y de la distribución de los elementos de la imagen en el encuadre fotográfico. Si el punto de vista cambia, las proporciones de los elementos de la imagen se transforman y la apariencia del edificio también. De la distribución del peso de los elementos de la imagen en el encuadre resulta una interpretación favorable o desfavorable del proyecto.


Apple Store | Group G4 Arquitectura | Barcelona


Nada sucede nunca por casualidad en fotografía de arquitectura porque todas las decisiones que el fotógrafo toma afectan al encuadre y consecuentemente a la comunicación del proyecto: la posición de la cámara, su ángulo más alto o más bajo, la distancia focal de las lentes más la cantidad, calidad, distribución y temperatura de la luz son todas variables que el fotógrafo de arquitectura conscientemente emplea para construir un encuadre visualmente atrayente a partir de comprender el proyecto con la intención evidente de interpretarlo y comunicarlo. 

Si la mirada del fotógrafo sobre el proyecto es limpia y directa, la comunicación se hace mucho más nítida y eficaz. Cuanto más simple, limpio y claro sea el lenguaje visual del encuadre fotográfico, más armónicamente éstos funcionan y más rápidamente atraerán la atención del espectador. Formas simples y colores saturados funcionan siempre mucho mejor que un exceso de elementos que ahogan el encuadre.   

Todos los elementos que no aportan sentido y fuerza a una fotografía de arquitectura, de hecho se lo están restando. Una elección negligente del punto de vista o una apariencia descuidada de los elementos del encuadre en una fotografía obstruyen tanto la claridad como el flujo de la comunicación que perseguimos y determinan que el espectador identifique negativamente que tanto la imagen como la arquitectura que ésta representa sean pobres y de poca calidad. 


Casa Batlló | Antoni Gaudí | Barcelona


La fotografía de arquitectura es una cuestión de persuasión: todos los esfuerzos que hacemos para crear las fotografías que representan un proyecto de arquitectura están siempre encaminados a seducir al espectador que las contempla para convencerle de que nuestro trabajo –el de los arquitectos, pero también el de los fotógrafos …– es el mejor en su clase.  

La representación fotográfica profesional de un proyecto de arquitectura es el último paso, vital y necesario, de todos los que conforman su recorrido inmediatamente anterior a su difusión pública en tantos medios digitales o impresos como nos sea posible.

Escoger al profesional que fotografíe el proyecto y lo comunique en imágenes resulta entonces una elección más que importante.

 
David Cardelús